1 sept. 2009

El símbolo perdido

El próximo 15 de Septiembre tendrá lugar un hecho que cambiará el mundo, haciendo temblar los cimientos del mundo de la literatura. Porque se publica la , según dicen en la página web, novela más esperada de la historia. Oh sí amigos, al fin Dan Brown vuelve (después de 6 años pensando personajes con gancho y una historia novedosa... o de vacaciones, quien sabe) con una novela llamada "El símbolo perdido" (ya ni se curran los títulos). En cualquier caso, he decidido hacer un bien por la sociedad y evitar que toda la humanidad se quede sin uñas por no saber de qué demonios tratará el libro de la forma más sencilla posible: contando su trama (sin entrar en demasiados detalles, que no es plan de que el señor Brown se quede sin sus merecidos millones).

Todo comienza en los Alpes suizos, donde nuestro amigo Robert Langdon se encuentra pasando unas vacaciones tras los acontecimientos acaecidos en París. Justo cuando se está empezando a acomodar en el hotel recibe una llamada de alguien que requiere urgentemente sus conocimientos en simbología. Robert se desplaza inmediatamente hasta Washington pues se ha encontrado un cadáver en cuyo estómago se descubrió un pergamino dentro de una bolsa que estaba dirigido al señor Langdon. Tras descifrar el contenido del pergamino, ayudado por el forense, Robert descubre una conspiración de dimensiones titánicas planeada por la antiquísima organización de la Francmasonería. Con ayuda del forense y su bellísima ayudante se dirigen, con el tiempo en su contra, a evitar que los conspiradores acaben con el monumento a Washington.

Finalmente, tras no poder evitar el ataque al monumento, pero encontrar una serie de pistas encontradas en distintas iglesias de la ciudad, se dirigen hacia El Pentágono, donde se prevé que será el último ataque. Pero en medio del caos Robert se da cuenta de que las armas del gobierno a las que se hacía referencia en los mensajes no se refería a los misiles, sino a los políticos. Por lo tanto se dirige hacia La Casa Blanca, para evitarla muerte del presidente. Es entonces cuando el forense se revela como el cerebro detrás de la conspiración, intentando acabar con la vida de Robert. Finalmente, tras muchos capítulos muy intensos en los que no podrás soltar el libro el malo muere, el presidente se salva y Robert Langdon tiene un affair con la ayudante del forense (a pesar de ser 20 años más joven que él) que no tendrá ninguna importancia en posteriores novelas. FIN

No se sorprendan si al leer el libro descubren que he dado en el clavo. Eso se debe a que mi buen amigo Dan me deja echar un ojo a sus manuscritos a cambio de que le corrija las faltas de ortografía... ¿acaso creían que estaba especulando? Por favor, pero si este señor es imprevisible.

3 comentarios:

  1. Dan Brawn y sus pseudo-históricas y polimalas novelas. Vista una, vistas todas.

    ResponderEliminar
  2. Leí el primero porque se empeñó una amiga... sinceramente, prefiero a Matilde Asensi, que por lo menos es española y sus libros son más entretenidos... véase El último Catón...

    ResponderEliminar