8 may. 2011

De familias, estudiantes y payasos.

Lo mío con Arrested Development ha sido un caso extraño. Recuerdo que cuando la emitían en Fox vi algún trozo y la llegué a odiar (algo similar me pasó con The Office en su momento también). Me parecía ridícula y el doblaje no ayudaba. Eran otros tiempos, yo era bastante más joven, y difícilmente iba a captar todo lo que la serie ofrece. Hace poco me decidí a empezar a verla porque venía escuchando muy buenos comentarios sobre ella y Flight of the Conchords había dejado un hueco en mi agenda de comedias. Poco a poco fui entrando en la serie, conociendo a los disparatados y egoístas personajes, pillándole el gusto a sus (por lo general) rebuscadísimos juegos de palabras y a ese ritmo endiablado y tramas alocadas que solían tener un colofón genial (alcanzando un nivel ejemplar en el capítulo 2x02 "The one where they build a house"). Me fui enganchando, devorando las temporadas, y llegando a verme hasta 4 episodios por día en la tercera temporada. Y entonces llegó el capítulo 3x09.


Para disfrutar al completo este episodio, hay que ser consciente de la situación en que se enmarca. La serie venía arrastrando numerosos problemas con la cadena en la que se emitía (FOX) con numerosos parones, reducciones en el número de capítulos y rumores de cancelación por todas partes, debido a sus bajas audiencias. Mientras veía el susodicho episodio, iba comprendiendo que para cuando se emitió, la cancelación estaba asegurada, y luego lo comprobé al ver que los restantes cuatro episodios fueron emitidos el mismo día, cosa muy de la FOX. Y es ésta situación la que hace al episodio tan grande. Ya desde el título del episodio comienzan las coñas: se titula S.O.B's (título prestado de una película de 1981) y esas siglas esconden un bonito mensaje para la cadena (Sons of bitches).

Desde el comienzo prometen un capítulo espectacular, con invitados especiales muy reconocidos en el mundo de la televisión, e incluso anticipan que un personaje (de una sucesión que aparecen a toda velocidad) morirá durante el episodio. La trama, haciendo gala de ese humor-meta que tan bien manejan en la serie, consiste en que la familia decide organizar una de sus habituales cenas para recaudar fondos y salir de la situación desesperada en que se encuentran. Y por si esto fuera poco, durante el episodio aparecen algunas escenas en 3D, con el correspondiente aviso para ponerse las gafas. Lo dicho, una joyita más que bien vale temporadas enteras de algunas comedias que se emiten actualmente.

Y ya que estamos, no quisiera perder la oportunidad de hablar sobre mi ojito derecho: Community. Creo que no hay necesidad de hablar sobre el genial final de temporada, puesto que no le descubriría nada a nadie (aunque se han currado algunos detalles para quitarse el sombrero). Lo que quiero comentar es el episodio 2x21 Paradigms of human memory, donde los guionistas reinventan el clip-show (el típico capítulo de recopilación que tanto odiamos) mostrando flashbacks de momentos/capítulos que nunca se vieron, convirtiendo el episodio en una gloriosa colección de gags, a cada cual más divertido y desfasado, que no podríamos encontrar en un episodio normal. Y por si eso fuera poco, crean una trama coherente e interesante en torno a esto, rematándola con el clásico discurso de Jeff, pero montado a partir de esos flashbacks perdidos. Otra genialidad (aunque por ahí les parezca que las genialidades de Community son excesivas) que bien disculpa los pequeños altibajos que han habido en esta temporada.


Y por último un pequeño apunte/recomendación. Se trata de Psychoville, una serie británica de la que había escuchado hablar muy bien desde su estreno el año pasado, pero que no me había animado a ver hasta hace unas semanas. Sin duda, no es una serie para todo tipo de públicos, pues mezcla un humor negrísimo, con toques de terror y algo de autoparodia, sin escatimar en momentos escabrosos no aptos para todo tipo de estómagos. Está protagonizada por Steve Pemberton y Reece Shearsmith, miembros del grupo humorístico The league of gentlemen, que realizan varios papeles, lo que le da un toque caracterísitico e incluso más divertido. En cuanto capté su humor y tono (para lo que tuvieron que pasar un par de episodios) disfruté de lo lindo, especialmente con ese episodio en el que hacen un homenaje a la película de Hitchcock "La Soga", con plano-secuencia incluido. Luego vi el especial de halloween, de 50 minutos de duración, que bien está a la altura de cualquiera de esas películas con varias historias cortas que suelen aparecer en esa oportuna fecha. La semana pasada se estrenó la segunda temporada, y habiendo visto solo el primer episodio (ya se sabe, los subtítulos de las series británicas salen mucho más tarde) he de decir que han vuelto por todo lo alto, con unos nuevos personajes que prometen grandes momentos (con el Silent singer ya me tienen ganado).


3 comentarios:

  1. Community ha tenido altibajos, sí, pero es que los altos eran tan altos que hacían parecer a los bajos (que no lo eran tanto) mucho más bajos.

    ResponderEliminar
  2. Mi relación con Blogger está un poco estropeada y no había visto este post hasta ahora.

    El episodio de Community que comentas es tremendísimo, de lo mejor de la serie. En cuanto a los altibajos, creo que se exagera un poco. Es IMPOSIBLE que todos los capítulos de la serie sean geniales. Lo importante es mantener el nivel en una media, y la media de Community es sobresaliente, con capítulos sublimes como ese.
    Lo de "sobredosis de genialidades" que se comenta en el post que enlazas: ¿va en serio? Eso es como decirle a Jordan que era demasiado bueno, que tenía un problemilla con el baloncesto, no me jodas. También dice que habría que darle más protagonismo a ciertos personajes. Ehm... ¿para que pase como con Sheldon? No, thanks.
    Arrested Development, por cierto, una de mis grandes cuentas pendientes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El artículo que he enlazado es de Vayatele, que son mucho de críticas chorra por quedar de más listos que nadie... sin ir más lejos, el mismo que escribe ese artículo y comenta la mala decisión que le parece que fue deshacerse de los triángulos amorosos, en el comienzo de temporada se deshacía en elogios y comentaba lo que le había gustado que se olvidaran de tramas amorosas... con dos cojones.

    Sin duda, uno de los puntos fuertes de Community, a mi parecer, es que ningún personaje se lleva todo el protagonismo (ni siquiera Jeff) evitando así que ninguno se queme al estilo Sheldon. Es curioso también que reclamen más protagonismo para Abed, pero critiquen que Pierce ha tenido demasiado... lo dicho, de locos.

    Y Pasota, conociéndote lo que te conozco, diría que el humor de Arrested Development te va a encantar.

    Un saludo a los dos.

    ResponderEliminar