25 may. 2009

Cómo hacer mal un concurso

Hace ya algún tiempo apareció en la página web de Cuatro la convocatoria para un concurso, cuyo premio consistía en un viaje para dos personas a Oahu, la isla donde se rueda la serie Lost, con las correspondientes visitas a diferentes localizaciones de la serie. Como es lógico no me pensé ni dos veces que TENÍA que presentarme a ese concurso. Si ya me hace ilusión visitar Hawaii, si encima me llevas a visitar las localizaciones de mi serie favorita y me pagas el traslado y la estancia, soy todo tuyo. El concurso consistía en disfrazarte de algo relacionado con la serie y mandarla a la página web. Bueno, pensé, aunque no soy ningún genio de la fotografía, igual si me la curro un poquito consigo ganar... al menos lo intento. Tras darle algunas vueltas a ciertas ideas, y descartar algunas por que eran un tanto costosas, decidí disfrazarme de Charlie, buscarme una buena localización similar a la de la selva, me hice mi bolsita de heroína con gofio, me puse unas vendas en los dedos con la palabra hate, y me busqué una funda de guitarra. No era gran cosa, pero al menos le puse ilusión.



Según los datos facilitados por la página web, el ganador lo decidirían los usuarios de la web con sus votos. Al ver eso pensé que cada usuario podría votar una vez por su foto preferida, pero al comenzar las votaciones me doy cuenta de que cada uno puede votar cada minuto a la foto que quiera, incluso a su propia foto. Genial, esto es de todo menos justo. Hubiese preferido infinitamente que el premio hubiese sido elegido por un jurado, o incluso por sorteo, así al menos ganaría la mejor foto según el criterio del jurado o la que fuera elegida por azar. De la forma en que está planteada el concurso en lugar de ganar la foto más original, divertida, con más trabajo a sus espaldas, la más espectacular o quizás la que tenga mejor calidad fotográfica, el ganador va a ser aquél que tenga más amigos que le voten y más tiempo libre que pasar delante del ordenador para votarse cada minuto... quién sabe, quizás es algún tipo de medida anticrisis de esas que tantos reclaman, consistente en mandar a aquellos que no tienen ocupación a sitios lejanos, como Hawaii, para perderlos de vista y bajar así el paro.

Cuando los consursantes vieron por dónde iban los tiros en el concurso, al destacar con muchísimos votos fotos que no tenían tanto mérito como otras (no es por meter cizaña, pero hasta hace poco iba como ganadora la foto de una chica con una bata y el símbolo de Dharma sacada en un garaje, sin apenas luz y con los coches perfectamente visibles), comenzó la polémica. Esta claro que los que van en cabeza no tienen ninguna culpa de estar ahí, están aprovechando el formato del concurso para ganar el premio que todos queremos, el problema es que no todos tenemos tiempo de estar todo el día metidos votando o avisando a nuestros amigos para que voten día si y día también. El problema es de los que plantearon el concurso por hacerlo en un formato tan injusto. Por otro lado me parece bastante triste tener que estar racaneando votos a todos tus amigos para poder ganar... quizás es que no entra en mi concepción de justicia ganar por amistades.

Lo mejor de todo es que Cuatro, al ver el follón montado, se quiso cubrir las espaldas añadiendo la siguiente frase en la página del concurso:
Date prisa y moviliza a tus amigos para conseguir votos. Ohh que bonito... si al menos lo hubiesen puesto todo claro desde el principio, hubiesemos sabido a que atenernos.

1 comentario:

  1. ¡Bah! Tú lo que estás es picado porque no vas ganando xDD. Pero la verdad es que sí, tal y como lo cuentas ese concurso es una chapuza. En cuanto a tu foto, tienes razón, hay otras muchas que están curradísimas con fotoshop o fotomontaje. Pero bueno, la tuya también tiene algo original porque yo no recuerdo ver en la serie a Charlie tan tostado por el sol xDD.

    ResponderEliminar