5 sept. 2009

2x1 en críticas: Siete almas y Gamer

Hace ya algunos meses me planté en la puerta del cine sin saber que película ver. No me decidía entre Siete almas o El intercambio. En vistas de que para El intercambio quedaba más de una hora para que empezara la sesión y que de Siete almas no escuchaba más que buenas críticas (es una película preciosa, buenos actores, no podrás evitar llorar al final...) me decidí por la película de Will Smith. Con el tiempo descubrí el gran error que había cometido: Siete almas me pareció una basura y El intercambio un peliculón.

Vayamos por pasos. La película comenzó con una escena muy buena, en la que el personaje interpretado por Will Smith (Ben) habla por teléfono con un hombre ciego al que acaba ridiculizando de una forma bastante hiriente. La cosa pintaba bien, pero por desgracia todo iría cuesta abajo a partir de ahí. La historia continúa de forma completamente aleatoria, de repente tenemos al protagonista investigando en una residencia de ancianos, como aparece abrazando a su mujer, como se despierta sobresaltado o visita a una chica en un hospital. Todo esto sin que el espectador entienda nada de lo que esta pasando en pantalla. La historia va dejando pequeñas pistas de lo que sucederá al final, pero de una forma tan diseminada que es imposible entender lo que te intentan contar. Por ejemplo, en un momento te ponen una escena del protagonista abrazado a su mujer junto a la playa, y poco después lo ves vigilando a la chica en el hospital. Más de uno pensaría "oh, está engañando a su mujer". Bien, la mujer no vuelve a aparecer hasta mucho después para ver que en realidad está muerta y la escena comentada no era más que un flashback. Y yo me pregunto: ¿para que servía esa escena? ¿Por qué no me dices desde un principio que es un flashback y así al menos me pregunto que fue de su mujer?

Por eso que he comentado estuve a punto de salirme de la sala en un par de ocasiones. Tenía la sensación de que o me estaban vacilando o no sabían lo que querían contar. Para mi gusto quien escribió el guión no tenía muy claro qué cosas guardarse para sorprender al espectador al final. Porque te puedes guardar un as en la manga hasta el final pero por el camino entretener al espectador, como hacen perfectamente en Saw. Pero aquí no, aquí para rellenar meten una historia de amor para que llores mucho al final y veas que buena gente (a la par que misterioso) es el protagonista, pero a mí me aburrió. Lo único bueno de esa parte de la película es que suena la versión de Muse de Feeling good.

He de reconocer que el final está bastante bien y todas esos pequeños detalles quedan bien atados, pero la película es demasiado dispersa por el camino. Para mi gusto, es una buena idea para un corto o quizás con otro guión. Me quedo con el personaje del ciego (muy bien interpretado por Woody Harrelson) que con dos pequeñas apariciones en pantalla (preciosa la escena tocando el piano a mitad de película) te toca más el corazón que la historia principal.

Y para terminar un pequeño comentario sobre Gamer. Si tuviera que resumir la película en una palabra sería epilepsia. Viendo el trailer lo único que le pedía a la película eran disparos y explosiones espectaculares (sí, de vez en cuando me apetece una de estas) junto a una historia original. El problema es que los directores no son capaces de dejar la cámara quieta durante las escenas de acción, por lo que no te enteras de casi nada y acabas hasta mareado. Si a eso le sumas efectos de pérdida de señal (para asemejarse a la señal por satélite) pues menos te enteras aún. Si lo único que te interesa de la peli es la acción dentro del videojuego ni te plantees pagar la entrada. Esa parte de la historia acaba hacia los 45 minutos de película. Después se convierte en un thriller futurista salpicado de golpes y sexo.

Me gustó más el planteamiento del otro videojuego, Society, en el que la gente controla a personas en una ciudad al más puro estilo Sims, pero lleno de depravación y sexo. Tiene algunos momentos de crítica a la sociedad que están bien, pero no es nada extremadamente novedoso. Vale la pena ver a Michael C. Hall cantando y bailando al ritmo de I've got you under my skin y a Milo Ventimiglia, que pasa de ser el actor más inexpresivo del mundo en su papel de Peter Petrelli, a estar
gesticulando sin parar durante toda su breve aparición en esta película. Eso sí, os podéis pasar toda la película buscando caras de series de TV.

Conclusión:
  • Siete almas: me abuuuurro
  • Gamer: póh vale

4 comentarios:

  1. El problema de 7 almas es que no está masticadita para los corticos....

    ResponderEliminar
  2. No, anónimo, no es eso. Es más, el final se ve venir desde lejos, es sólo que no está bien estructurada, desde mi punto de vista. Es muy fácil ir por ahí llamando cortita a la gente cuando te escondes detrás de un anónimo, verdad?

    ResponderEliminar
  3. Me llamo Ione, vecino de Telde. La película no está mal estructurada, simplemente se hace a propósito, crear un cierto desconcierto, poner las piezas ahí sueltas, para que al final la sensación de "ahora todo encaja". No me gustó la película demasiado, ese intento inútil de Will Smith por llegar a los Oscar mediante la pena y la lágrima fácil. Pero decir que está mal estructurada, me parece equivocado.

    ResponderEliminar
  4. De siete almas lo que más te llega es el personaje de Ezra el invidente en solo un par de apariciones llama más la atención que el protagonista, lástima que Mucchino no aprovecho a Woody Harrelson.

    ResponderEliminar