2 nov. 2009

Todos ciegos: capítulo 3

Mientras lo sostenía en alto le golpeó en el costado con la rodilla, dejándolo caer al suelo, donde se agacha cerca de él con el cuchillo ya en la mano.

-¿Qué me dices, amigo, te quieres mojar un poco, o prefieres que mi compañero afilado te limpie de verdad?- le susurró con una sonrisa.
- ¿Quién coño... cof, cofg... te crees que eres?- dijo T.D. con un hilo de voz
- Es curioso que preguntes eso... ¿quién te creías tu que eras cuando mataste a aquella chica?... en cualquier caso, me temo que soy la última persona que verás en este mundo- dijo regodeándose en el instante.

Entonces alzó el cuchillo ante los ojos incrédulos de T.D, con intención de clavárselo en el pecho (no estaba en situación de hacer nada muy "artísitico", necesitaba algo rápido y efectivo), pero T.D. rodó por el suelo, haciendo que el cuchillo encontrara su abdomen como destino. Soltó un alarido inhumano en el que expulsó todo el aire que cabía en sus pulmones. Acto seguido se encendieron las luces de las casas vecinas y se escucharon algunas voces. T.D. estaba acurrucado en el suelo agarrándose el estómago y soltando gemidos de dolor. Él estaba paralizado, estaba tan seguro de que todo le saldría según lo planeado, que ahora no tenía ni idea de qué hacer. Era cuestión de tiempo que alguien se asomara a la ventana y viera la situación. Creyó que, puesto que T.D. apenas le había visto la cara, lo más prudente era huir y esperar que el desgraciado acabase muriendo desangrado. Quizás la herida fuese lo suficientemente grave, y no quería correr el riesgo de acabar en la cárcel por culpa de ese bastardo.

Echó a correr hasta su casa, recordando todo lo sucedido, repasando lo que había salido mal y preguntándose qué habría sido de T.D. Quizás aún estuviera boca arriba en aquel callejón, sin vida, o en alguna ambulancia temblando de miedo. Él en cambio temblaba de frío (puede que T.D. llevara razón al decir que la lluvia no le sentaba bien)... y en parte sentía miedo, aunque no quisiera reconocerlo. A pesar de que se considerara capaz de repartir justicia y, por tanto, superior a muchos, seguía siendo humano... y el miedo es algo muy humano. Al llegar a su casa se dio una larga ducha de agua caliente y se metió en la cama. No fue la mejor de sus noches, pero al menos consiguió dormir, después de darle muchas vueltas a todo lo sucedido.

Despertó a la mañana siguiente sin demasiadas preocupaciones. Tras mucho pensarlo, durante la noche había llegado a la conclusión de que era imposible que lo reconocieran o le siguieran la pista. Se estaba preparando el desayuno cuando escuchó por la radio una noticia que hizo que se quedara congelado:
"Un joven de 17 años apareció apuñalado en una calle del centro de la ciudad. El jóven se llamaba Thomas Drake y hace unos meses fue juzgado y absuelto como sospechoso de haber violado y matado a una chica de su edad. El cadáver fue encontrado con una puñalada mortal en el pecho, gracias al aviso de uno de los vecinos de la zona, aproximadamente a las 2 de la madrugada. La policía considera que se puede deber a un ajuste de cuentas, puesto que el individuo estaba involucrado en el tráfico de drogas, como demuestran las cantidades que llevaba encima en el momento de su muerte"

¿Una puñalada en el pecho? Anoche todo había sucedido muy rápido y era algo confuso, pero está seguro de que no le apuñaló en el pecho... además, a las 2 de la madrugada, él ya había llegado a su casa. Quizás alguien se tomó su tiempo en avisar a la policía... quizás alguien decidió tomarse la justicia por su mano al reconocer al chico... quizás no era tan diferente al resto de la gente.


Bueno, hasta aquí este pequeño relato, espero que les haya gustado y que el señor Pasota no esté muy decepcionado con la forma en que murió T.D. Por último me gustaría invitarles a que dejen en los comentarios el título que ustedes le hubiesen puesto a la historia, pues es algo que siempre se me atasca y creo que puede ser curioso ver distintas ideas. Un saludo.

4 comentarios:

  1. Jajaja. En absoluto decepcionado, ha estado bien la muerte de T.D. y el relato en general. Ese final abierto... me gusta, mejor de lo que esperaba, incluso.
    Los títulos a mí también se me atascan, así que mejor no te digo nada.
    Saludos, señor Smokey.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, mi queridísimo amigo, aquí estoy. Estaba esperando a que publicases la tercera y última parte de la historia para comentarte. Vi que la habías colgado desde ayer; quería comentarte, pero llegué cansadísimo del curro y no tenía ganas de estar tecleando más allá de lo necesario xD.
    Es interesante leer tus relatos, porque se nota bastante la influencia que ejercen en ti los diálogos y las historias televisivas, sobre todo las series. En este caso se puede entrever que el personaje televisivo que te ha influenciado es Dexter. Tal vez por eso, porque has tomado algo ya existente, la historia no es el paradigma de la originalidad, pero a mí me gusta; has sabido darle tu toque personal, que es contar la historia que tú quieres (condicionado por el fabuloso mundo de dexter, eso sí) con tu propio estilo. Pero bueno, la originalidad nunca es absoluta. Cuando se nos ocurre algo, siempre suele ser porque tenemos como referencia algo anterior a nosotros que nos hace pensar y ¡puf! la chispa se enciende.
    Está muy bien redactado y, sobre todo me encanta el final, con la aparición de ese asesino difuso que no es la persona que pensábamos que sería, el protagonista.
    En cuanto a los títulos... ¡qué quieres que te diga! Yo soy como tú, no suelo poner títulos (sobre todo porque no se me ocurren). Así que no sé cuál sacarle al tuyo, pero yo también creo que "todos ciegos" no es el más correcto, o por lo menos yo no le veo significado. Para mí el título perfecto es aquel que a la vez que resume la historia, también permite que los demás lectores entiendan el por qué de ese título, y si además es llamativo e incita a la lectura, tanto mejor. Piénsalo un poco más, seguro que encuentras algo. ;-)

    Pd: no te lo había dicho antes, pero me mola bastante la plantilla del blog xDD

    ResponderEliminar
  3. El título lo puse por el dicho ese de: ojo por ojo y al final todos ciegos... quizás no es tan conocido como yo creía jeje.

    ResponderEliminar
  4. me a gustado muxo la historia me conseguistes enganchar y me sorprendio el final..yo le pondria de titulo el reino de la justicia...

    ResponderEliminar