27 dic. 2009

Es una engañifa

Aaah, la navidad, época de comilonas, estar en familia, vacaciones y regalos... regalos de todos los tipos: los que llevas esperando todo el año, los que ni fu ni fa, los que no te gustan pero tienes que quedarte... y los defectuosos. De estos últimos me toca hablarles hoy, ya que este año me ha tocado sufrir las consecuencias de un regalo de este tipo.

Noche de navidad. Llega la hora de abrir los regalos. A mí hermano le regalan el Super Mario de la Wii y a mí un disco duro, cosa que llevaba pidiendo durante todo el año. Todo parecía maravilloso mirando la caja: 1 Tb de memoria, reproduce cantidad de archivos distintos, lee subtítulos, pequeño tamaño... todo maravilloso, pero no contaba con que el regalo venía desde Mediamarkt (no se ustedes, pero he tenido muy malas experiencias en cuanto a aparatos electrónicos con esta tienda... o se me rompen en tres días o no funcionan). A la mañana siguiente, tras leerme el manual, enchufo el disco duro, y tras pelearme un rato con el USB, empiezo a meter series. Termino y voy directo a la tele a ver un episodio de The Office, y en cuanto empieza... sorpresa, los subtítulos me salen en un tamaño ínfimo, en un color azul turquesa monísimo y lo mejor de todo, no aparecen los interrogantes, signos de exclamación y las letras con tildes, entre otras cosas, por lo que algunas frases quedan reducidas a 7 letras aisladas por la pantalla... mal empezamos. Si no fuera porque veo todas las series y películas en versión original, hubiese pasado de este detalle, pero la verdad, no me apetece jugar a las adivinanzas con lo que dice cada personaje.

Tras meditarlo, me planteo que quizás no es tan complicado bajarme un par de programas e incrustar yo mismo los subtítulos en el vídeo antes de verlo. Me informo en un par de foros, me leo unos cuantos tutoriales y me dispongo a realizar una prueba. Lo gracioso es que el primer programa que intento utilizar me da error en el primer paso. Me cabreo. Me planteo que al final el disco duro me va a complicar las cosas en lugar de hacérmelas más fácil. Desisto (soy bastante negao con los programas) y me pongo a leer el manual del aparato.

Vaya, que curioso, aquí dice que puedo elegir desde el menú de configuración el tamaño, fuente y color de los subtítulos. Genial. Por aquí no esta... aquí tampoco... ¡Mierda, aquí no pone nada de subtítulos! Anda, qué curioso, en el manual en inglés no nombran esta opción... me parece a mí que los traductores se las dieron de listos... En este momento el nivel de cabreo es bastante considerable, ya no sólo estoy mosqueado con Mediamarkt por volver a pegármela con un aparato, sino con los fabricantes por mentir en el manual. Al día siguiente, cuando ya me estoy haciendo a la idea de que voy a tener que devolver el disco duro (o intentarlo, pues las leyendas que corren respecto a la política de devoluciones de Mediamarkt no me hacen tener muchas esperanzas) leo en la caja que acepta el formato SSA de subtítulos, cosa que no decía en el manual. Esto me alegra bastante, si eso es verdad (a estas alturas dudo de todo lo que diga ese papel) puedo elegir en el ordenador la fuente y color del subtítulo con un conversor muy sencillo... no me enrollo más, total para qué, lo del formato SSA era mentira. Va a ser que el nombre de la marca del aparato tiene su sentido... es un Inventec.

Meto el disco duro en su caja, lo dejo todo lo más bonito posible y voy a devolverlo. Y aquí me tienen, metiendo mis series en un disco duro 50 euros más caro... menos mal que me devolvieron el dinero.

2 comentarios:

  1. Yo también he tenido malas experiencias con Mediamakrt. Y si amigo, un disco duro te cambia la vida pero nunca hay gigas suficientes jaja

    ResponderEliminar