9 may. 2010

This is the end

Nos remontamos al año 2005, cuando servidor contaba solamente con 14 años. La noche del lunes 4 de abril vuelvo a mi casa con prisas tras la escuela de idiomas. Entro a mí casa, enciendo la tele y compruebo la hora. Aún me queda algo de tiempo. Me acomodo en el sillón y a esperar. En Fox van a estrenar una serie que me ha llamado la atención. No se parece, a priori, a nada que yo haya visto en televisión... algo de unos supervivientes a un accidente aéreo en una isla desierta. Perdidos creo que se llama. En el último momento mi padre y hermano se animan a verlo conmigo.

Se abre un ojo y encontramos a un hombre tumbado en mitad de una selva aparentemente tranquila. Se levanta y camina desconcertado hasta que nos encontramos de frente con el caos: gritos, llamas, amasijos de hierro y gente histérica. Tras seguir al hombre, que intenta salvar a los pasajeros del avión, y algunas explosiones, parece llegar la calma. Pasado un rato, mi madre nos llama para cenar, y yo, que aún no había obtenido el derecho a cenar en el salón, acudo a la cocina obedientemente y dejo el capítulo a medias. Me ha gustado lo que he visto, aunque quizás le ha sobrado algo de espectacularidad. Sin embargo no llegué a ese punto de enganche que hubiese alcanzado de ver el episodio terminar.

Con el tiempo le perdí la pista, y no volví a ver la serie en algún tiempo. Sin embargo, más tarde una amiga me comentó que había seguido viéndola y que habían encontrado osos polares en la isla. ¿Osos polares? ¿Cómo podía ser eso? Me quedé intrigado y finalmente enganché la serie de nuevo cuando la estrenaron en TVE. Entonces descubrí lo que hubiese encontrado de haber visto el episodio entero en su momento: un montón de situaciones desconcertantes y de intrigantes personajes con una historia que contar. A partir de aquí no le volví a perder la pista a la serie, primero por las tardes y luego en su emisión por las noches. Mientras mis padres y hermano veían Operación triunfo en el salón, yo quedaba recluido a la habitación de mis padres para poder tener mi ración semanal de esa isla. Flipé al descubrir que John Locke era paralítico antes del accidente, quedé intrigado con la aparición del oso polar, quería saber más sobre ESO que se escondía en la jungla, no entendía que pintaba el padre muerto de Jack andando por la selva, me sorprendí con la aparición de una francesa en la isla, disfrutaba con las historias del pasado de los pasajeros, quería descubrir que se escondía tras esa escotilla en el suelo de la selva, me emocioné con la muerte de Boone, quedé enganchado con los números...

Todo eso y mucho más a lo largo de una intensa temporada que me había descubierto una serie que me enganchó como ninguna otra hasta ese momento. Pero entonces llegó el final. En TVE ponían dos episodios seguidos cada día. Al terminar el primero, la cámara bajaba por la recién abierta escotilla hasta que apareció el ya clásico letrero en blanco sobre un fondo negro: Perdidos. Empieza el segundo capítulo y me doy cuenta de que se trata de el primero de la temporada de nuevo. Ese era el final. Le grito a la tele bastante enfadado... no me pueden dejar así, no pueden pretender que me quede con la duda hasta que vuelva la próxima temporada... pero sí podían, y lo hicieron.

Algún tiempo después, comentando con una amiga surgió el tema de la serie y le dije lo colgado que me había quedado con el final. Ella me comentó que se descargaba las series por internet y que ya había empezado a ver la segunda temporada. Me dijo como buscar los capítulos (en el Emule, más adelante llegaría la descarga directa) y enseguida me puse manos a la obra. Sólo estaban disponibles en versión original con subtítulos, pero no me importó... tenía demasiadas ganas de ver que pasaba, y se me daba bien el inglés. Y sin saberlo, había abierto una nueva puerta: las descargas de series en versión original. Poco a poco me puse al ritmo de emisión original, y al acabar la temporada me tocaba esperar como todos.

Para matar el tiempo, y por mi inquietud por saber algo más, comencé a buscar cosas sobre la serie en internet. Entonces encontré algunas páginas y foros donde se comentaban los episodios y se teorizaba sobre algunos temas. Ví que no era el único que estaba totalmente enganchado y que en la red habían debates e información muy interesante sobre la serie, e incluso un juego online en el que se expandía el universo de la serie. También descubrí una palabra de la que posteriormente huiría como de la peste: Spoilers. Incluso volví a ver algunos episodios de la segunda temporada cuando los emitían en TVE, para hacer más amena la espera, y descubrí algo nuevo: no me gustaban las voces en español, me había acostumbrado a la versión original y ahora el doblaje se notaba forzado.

Finalmente empezó la tercera temporada, y para entonces ya había enganchado a algunos amigos a ver la serie. Comentábamos los capítulos al día siguiente, hacíamos nuestras teorías, e incluso quedábamos para ver capítulos juntos. Recuerdo que al princpio la tercera temporada me pareció más floja que las anteriores, pero es que a mí me apasionó el tema de la escotilla y la aparición de Henry Gale, entre otras muchas cosas. Por suerte, poco a poco la serie volvió a sus derroteros y siguió sorprendiéndome como antaño, regalándome momentos mágicos como el flashback de Ben Linus, la muerte de Anthony Cooper a manos de Sawyer o las visiones del futuro de Desmond. Y sin embargo, cuando creía que ya no me podían sorprender más, llegó el final... ay el final. Recuerdo que fui a casa de un amigo a ver la primera parte del episodio. Al terminar, me marché a mi casa para ver la segunda parte, que había dejado descargando la noche anterior. Recuerdo haber subido prácticamente corriendo las escaleras y sobre la marcha puse a reproducir el archivo. No os podéis hacer una idea del cabreo que me cogí cuando descubrí que se trataba de una película porno. Tanto que ni la ví. Total, que conseguí descargar el episodio para la noche, y cuando parecía que ya todo había acabado, que no podían llevarlo más lejos tras la emotiva muerte de Charlie, aparece Jack gritándole a Kate el mítico "We have to go back!" y descubro que me la han vuelto a pegar, que todo lo que había visto era el futuro, lo que posteriormente conocería como

Flashforward

Ya está, ya ha sucedido. La isla ha desparecido, para siempre, delante de mis ojos. He sido testigo del final de esta serie, que ha marcado una parte importante de mi vida. Siento pena, en parte, porque ya no volveré a ver esa isla, ni a todos sus personajes... pero también estoy contento porque han sido capaces de terminar sin alargar excesivamente el chicle, sin caer en lo ridículo, manteniendo así un buen recuerdo que, espero, perdure mucho tiempo.

Tras el flashback y flashforward, por orden ahora tocaría un flashsideways... pero no me siento capaz. No tanto porque no pueda imaginar un mundo sin Lost porque me parezca la mejor serie del mundo... sino porque para mí sería un mundo sin tantas cosas que la han acompañado. Sería un mundo sin Dexter, Galáctica, Breaking Bad, The office y el largo etcétera de grandes serie que he descubierto por el camino. Sería un mundo en el que probablemente no conocería las delicias de la versión original, los nervios y la intriga tras un final de temporada de infarto... e incluso no tendría este blog.

Como se puede entrever en lo que he dicho, para mí esta serie no es sólo grande por sí misma, sino por todo lo que la ha acompañado, por todo lo que me ha descubierto. Quizás el nivel de sorpresas y emoción ha decaido un tanto en estas últimas temporadas, pero por eso no dejo de valorar todo lo anterior. Respecto al inminente final, obviamente espero que sea grande, pero grande en cuanto a que sea un buen cierre, no a que me despeje todos los misterios. Porque para mí, Lost siempre ha brillado por sus personajes, por su original y sorprendente estructura narrativa y porque hace que el espectador se quede dando vueltas a los misterios que plantea, llevándolo a atar cabos aquí y allá para sacar sus propias conclusiones y teorías, manteniéndolo siempre atento a lo que sucede para no perder el hilo de sus tramas y sorprendiéndolo continuamente. Lost siempre ha sido más de insinuar que de responder, y a mí eso me gusta, así que no espero grandes respuestas de cara al final. Pero seguro que más de uno se indignará.

Saludos y disculpad el tocho, pero creo que la ocasión lo merece.






5 comentarios:

  1. Yo recuerdo como en un poco más de un mes me mamé 4 temporadas y con mucho gusto!

    Luego llegó Como conocí a vuestra madre, Big Bang Theory, Dexter... y en verdad gracias a ti chiquillo que me dijiste que viese la serie!

    Lo recuerdo bien además, principio de la carrera, en la posteriormente denominada "pisi rum" (PC Room)tú viendo una entrada sobre los Oceanic Six en todoseries y me la recomendaste.
    Esta fue la primera de otras tantas series que me recomendaste xDD

    Saludos crack!!

    P.D: Ya tengo la oreja abierta.

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno. Resumes en tus propias carnes lo que esta serie ha supuesto: todo un cambio en la forma de ver -y vivir- el mundo de las series. Somos la isla y somos internet. No tenemos que volver, porque siempre hemos estado allí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que para contestar a tu post, la frase ideal ya la ha dicho Pasota. Así pues, te parafraseo: "Somos la isla y somos internet. No tenemos que volver, porque siempre hemos estado ahí"

    Gran post, escrito de manera vibrante. ¡Qué recuerdos me han asaltado!

    ResponderEliminar
  4. Encima que despues de leer ya estaba media sensible (aunque ya lo estaba antes que soñe anoche con perdidos y todo!) me pones la cancioncita!! xDD cada vez noto mas q llega el final :( gracias mi amor por recomendarme la serie!!

    ResponderEliminar
  5. Independientemente de que su final esté a la altura eso es el ejemplo de lo grande que ha sido esta serie. Ya tenemos nuestro Twin Peaks o Expediente X generacional!

    ResponderEliminar