15 jun. 2011

Despidiéndome de Dexter

Dexter fue una serie maravillosa, que me encandiló durante algún tipo y no me avergüenzo en reconocer que llegó a ser mi serie favorita allá por sus primeras temporadas. Pero algo ha cambiado por el camino y me encuentro en una situación algo extraña de la que me he percatado hace unas semanas. Dexter ya no me interesa.

Primero fue esa grandiosa primera temporada, donde íbamos conociendo a ese extraño pero atractivo personaje mientras nos adentrábamos en la intriga del Ice-truck killer, que concluyó con una resolución, a mi parecer, maravillosa. Luego vino la segunda temporada, en la que la desequilibrada Lila nos enamoró y asqueó a partes iguales mientras sufríamos porque Dexter tenía a la policía muy cerca. En la tercera temporada empezaron a sonar las voces discordantes de algunos fans, que decían que esto ya no era igual que antes, pero yo la defendí, porque en algún momento, el personaje de Miguel Prado me enganchó, y a pesar de tener un final poco inspirado, valió la pena por ese giro a dos episodios del final que recuerdo con mucho cariño. La cuarta temporada fue otro cantar, nos trajeron a un enemigo a la altura de Dexter (o incluso superior, Trinity fue mucho Trinity), Debra fue creciendo (y mucho) como personaje y le echaron un buen par de cojones con ese final, que hacía pensar que todo cambiaría, cosa que la serie ya empezaba a necesitar.

Pero luego llegó la 5ª temporada y todo se jodió. Esa profunda oscuridad en la que esperábamos que Dexter se sumiera, el gran impacto derivado del final de la anterior temporada, no fue más allá que del primer episodio... yo lo siento, Dexter no tendrá sentimientos y todo lo que quieras, pero Rita se merecía alguna lágrima más. Y luego, borrón y cuenta nueva, los niños con los abuelos y ala, caso nuevo. Que si fuera ese todo el problema, pues tampoco me estaría quejando. Para mi el problema vino después, con Lumen, que la fueron introduciendo poco a poco, como para que no nos diésemos cuenta de que no era más que una mezcla de Lila, Miguel y Rudy/Brian (no incluyo a Trinity por no hacerle un feo). Personalmente creo que la terminaron de cagar cuando liaron a Dexter con Lumen (en su momento puse el grito en el cielo, pero casi nadie compartía mi opinión) ya que si Dexter no tiene sentimientos, no los tiene para nadie. Y punto. Si a eso le sumamos la falta de cojones que tuvieron con el final de temporada, deshaciéndose de Lumen y todo como al principio, pues creo que queda explicado mi descontento.

Llamadme raro, pero si hay algo que no me gusta en las series, son las tramas autoconclusivas, eso que llaman procedimentales, me parecen un entretenimiento menor... o simplemente entretenimiento. Yo a una serie de televisión le pido algo más que eso, y Dexter ya empieza a oler demasiado a procedimental disfrazado. Vale que los episodios no son autoconclusivos, pero las temporadas completas funcionan de forma muy similar y al final tengo la sensación de que nada cambia y de que pocos son los personajes que evolucionan. Nos pintan que Dexter aprende algo de cada persona a la que deja acercarse pero al final acaba cayendo igual. Ya sé que esto no es algo nuevo, pero esto ha sido la gota que colma el vaso.

También sé que llego tarde para decir esto, pero al acabar la temporada simplemente me dejó muy frío, no sentía las ganas ni la necesidad de hablar sobre ello (mal síntoma) y a medida que han ido saliendo noticias de la próxima temporada, me he ido dando cuenta de lo poco que me importaba ya la serie. Ni siquiera el jugoso fichaje de Edward James Olmos (mi admirado Comandante Adama) consigue despertarme algo de interés. Así que, con mucho dolor, me temo que me despido de Dexter Morgan y me quedo con Tony Soprano, Walter White, Don Draper y compañía.

5 comentarios:

  1. Sólo te comentaré una pequeñez, yo también pienso que liar a Dexter y Lumen fue un error. Rita se merecía algo más de respeto.

    ResponderEliminar
  2. Si es cierto que te crees que no la vas a ver ya te puedes estar quitando las ilusiones porque cuando empiece te vas a morir de la intriga,empezaras a leer criticas y no acabaras aguantando las ganas de ver la magía de un capitulo de tu querido dexter.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, ni yo misma sabría plasmar mi propio descontento respecto de la última temporada como lo has hecho tú.
    Creo que me aficiono a tu blog desde hoy. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Adoro la serie y no dejaré de verla, pero lo de Dexter y Lumen... FAIL!

    ResponderEliminar
  5. Suscribo cada palabra... La quinta temporada me dejó frío, hasta deje un par de meses de verla, creyendo que era cosa mía, pero no. Lumen, ese era el error. Si bien, la retomé y la acabé, y ya no era la magia de antes, esa necesidad de Dexter semanal, no se como afrontar la 6ª temporada, pero, quizás empiece por observarla de forma más distante, a sabiendas de que, quizás, ya hayamos visto lo mejor, y sea el momento de bajarse de ese carro.

    ResponderEliminar