25 jun. 2009

Vergüenza

El pasado martes día 23 de Junio se celebró la noche de San Juan. En cada sitio esta celebración se hace de forma diferente, y en Gran Canaria, cómo es habitual, gran parte de la población acudió a la playa de Las Canteras para disfrutar de los tradicionales fuegos artificiales y el baño a las 12 de la noche. Hasta aquí todo bien... el problema viene con las consecuencias, ya que a la mañana siguiente la playa amaneció llena de basura, concretamente 23 toneladas, que se "dejaron atras" los miles de personas que acudieron a la fiesta... digo, macrobotellón. Disculpen el lapsus.

Estado de la playa en la mañana del miércoles

Este post no lo escribo porque esta situación me sorprenda, porque ya viene siendo habitual que cualquier fiesta popular celebrada en la isla se convierta en una excusa para montar un botellón en la calle (Carnavales, el camino de Teror, cualquier romería, fin de año...) con el consecuente montón de basura que queda como recuerdo. Ah, y como no, las peleas ya clásicas en estas fiestas, que en esta ocasión acabó con una carga policial por parte de los antidisturbios.

Aparte del lógico sentimiento de asco y pena que esta situación me provoca, desde hace un tiempo vengo dándome cuenta que también siento vergüenza. Siento vergüenza porque parece que últimamente la única forma de salir y divertirse pasa por consumir alcohol; vergüenza cuando escucho a algunos decir que para celebrar, por ejemplo, el final de los exámenes, piensan emborracharse como nunca antes (¿enserio eso es disfrutar? ¿Disfrutan también de la resaca del día siguiente?); vergüenza al ver que formo parte de la misma parte de la sociedad que los que hacen estas cosas; vergüenza de que otros puedan identificarme como uno de tantos "jediondos" que dejan la playa tal y como han visto en la foto.

Me da pena y miedo pensar que estas personas, al igual que yo, son el futuro de la sociedad. Si las cosas no cambian, nos espera un futuro bastante crudo, y no me refiero a la crisis. Soy plenamente consciente de que no todos son así, especialmente cuando vengo diciendo que no me gustaría que pensarán lo mismo de mí, pero parece que al menos si es una actitud más o menos generalizada dentro de los jóvenes. Quizá suene como un carcamal por todo lo que he dicho, pero es lo que realmente siento, qué le voy a hacer.

2 comentarios:

  1. Seguramente muchos de los que han contribuido a llenar de mierda la playa son los mismos que dicen ser canarios que aman a su tierra y a su ciudad. Siempre me he preguntado si de verdad es tan difícil recoger lo que uno ha usado y tirarlo en contenedor más cercano; y si ese contedor más cercano está lleno, pues se va al siguiente y punto.
    Que iban a dejar la playa hecha un asco me lo imaginaba, lo de que habría algna pelea que otra, por desgracia también, pero lo de la carga policial... ¿de verdad que la poli tuvo que cargar?
    En cuanto a lo de la celebración de la noche de San Juan como excusa para el macrobotellón, tienes razón, es la tónica habitual desde hace unos años para acá. Lo curioso es que seguramente esas mismas personas se indignarían si, por ejemplo, se quitase la famosa Bandera Azul de la playa de las Canteras -en el estado en el que quedó la playa, yo la quitaría-. De todos modos mucho más grave es que en Vegueta, que ha optado varias veces a ser elegida Patrimonio de la Humanidad, pasa lo mismo; es un botellón disfrazado de romería que deja el casco antiguo de la ciudad en un estado lamentable. ¿Cómo va a ser Vegueta Patrimonio de la Humanidad si no sabemos cuidar lo que tenemos?

    ResponderEliminar
  2. guarretes.

    las burras se kedo mas limpita.

    ResponderEliminar