26 abr. 2012

Perder la cabeza

El rugido de la masa enfervorecida lo despierta de su ensimismamiento y lo trae de vuelta al mundo real, ese que cada vez parece menos real. El mundo es una bola de luz blanca que le obliga a entrecerrar los ojos. Poco a poco va distinguiendo motas oscuras en movimiento que acaban cristalizando en el pueblo que hace unos días gobernaba. Están todos ahí, bajo el estrado, pero sus caras no son las mismas. Ya no hay rastro del respeto y servidumbre que antes encontraba, ahora son todo ojos inyectados en sangre, nudosas venas y músculos marcándose en sus cuellos y gotas de saliva proyectadas por sus gritos furiosos. No sabe si siempre han sido así, si en el fondo todos somos animales con una máscara humana, o si este es el momento necesario en el que dejan salir al animal para evitar que les gobierne. 

Sigue pensando cuando una patada lo derriba, dejándolo de rodillas en el suelo de madera, lo que hace que la muchedumbre grite aún con más fuerza, cosa que hace un momento hubiese jurado que era imposible. Está arrodillado y no se ha dado cuenta, pero el taco de madera ya bloquea su cabeza y sus manos. Podría luchar, patalear, revolverse e incluso gritar, pero eso sólo haría que la gente gritase aún más fuerte, y no planea quedarse sordo antes de morir. Así que no tiene más remedio que mirarles a los ojos y allí lo ve todo: ve como ellos anticipan su muerte, como la desean, sus ganas de ver la sangre correr y el grito que acompañará el momento; ve como después todo seguirá igual, otro rey morirá en la misma plaza, otros gritos despedirán su vida y así un millón de veces; ve como el sol nunca dejará de salir así como la gente no dejará de morir a manos de otros, y siempre habrá alguien que se alegre de ello; comprende que el hombre es un lobo para sí mismo, para su vecino y cualquiera que se cruce en su camino.

Escucha la hoja caer. Siente como corta cada centímetro de aire que la separa de su sudorosa nuca. También siente como toca su piel, poco a poco, alcanzando la epidermis, dermis, músculo y hueso, en un beso tan fiero que la separa del resto de su cuerpo. Y da las gracias, porque si no fuese por la prisa de la guillotina, lo que acababa de ver también le hubiese hecho perder la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario